"EL REY SE MUERE"

Es muy destacada la composición de Omar Calicchio. A los valores trágicos de su personaje sabe sobrecargarlos de tal manera que termina convirtiéndose en un magnífico ser grotesco: potente, revelador de un accionar desalmado y de un estilo procaz. CARLOS PACHECO – LA NACION

La puesta en escena apoyada en tonos circenses permite que el público disfrute de un humor más directo, que se apoya muy bien en la actuación de Omar Calicchio, eficaz en su máscara del rey Berenguer I… JUAN CARLOS FONTANA - DIARIO LA PRENSA

El resultado conmueve, hacer reír, inquieta y permite apreciar el talento de la directora y de sus actores, en donde se destacan el siempre impecable Omar Calicchio como el rey,… LAURA ÁVILA - PLANEANDO SOBRE BUE

Omar Calicchio, en el papel de Berenguer, demuestra (una vez más) que es un actorazo y no tiene sentido sumar más halagos. MARTÍN FERNÁNDEZ TOJO - ESCENAHOY.COM.AR

…uno no puede dejar de asombrarse y de deleitarse con Omar Calicchio. Calicchio vuelve a demostrar toda su capacidad y talento en un papel como el de Berenguer al que exprime en su totalidad para convertirla, cuando uno ya creía imposible una mejor, en una de las mejores actuaciones de su carrera. DANIEL GARABAL - CLAVENOTICIAS.COM.AR

La composición de Calicchio atraviesa momentos disímiles, lo racional, lo irracionalmente absurdo, lo tierno, lo cómico, la tristeza, la tragedia y todo con una fluidez admirable; una vez más demuestra sus grandes dotes actorales y se transforma en el termómetro de la obra. CECILIA ALEJANDRA ACCORINTI - SHOW ON LINE

La genial puesta y conducción a cargo de Lía Jelín desarrolla una trama hilarante acompañada de un perfecto elenco encabezado por Omar Calicchio, que en el papel de Berenguer demuestra y sobrepasa su talento ya conocido en el teatro musical. ARIEL VEGA - CRITICUNDER

Y si la tragedia clásica se caracterizó por resolver el conflicto con la muerte, aquí, lo verdaderamente importante y no subyacente es que el efecto alienante del poder se materializa aunque Omar Calicchio, un rey desopilante como una caricatura perfecta, sigue sosteniendo hasta el final una potestad que de tan pequeña mueve a risa. Lo imposible de aceptar no es sólo la muerte sino la casi certeza de saber que con su expiración, también expirará todo lo que lo recuerde sobre la tierra. Y Dios, si existiera en el universo de este texto, también moriría con el rey. TERESA GATTO - PUESTAENESCENA.COM.AR

El rey Berenguer I encarnado por Omar Calicchio se levanta en el mediodía de lo que sería su último día. Su médico, brujo y astrólogo sentencia su muerte junto con la de la primavera y asistimos a sus últimos minutos. Alto nivel de actuación en todos los personajes…no hay papel pequeño…tanto el rey y la asistente se lucen por igual. MARÍA PETRAGLIA – DETODOSLOSDÍAS.com

Omar Calicchio (La Anticrista y las langostas contra los vírgenes encratitas, Boccato Di Cardinale) es en este caso el rey que recibe la mala noticia, en una hora se va a morir, al final de la obra y no hay nada que se pueda hacer, salvo fragmentar el destino en ocho episodios, en los cuales el rey pasa por diferentes estadios: pidiéndole ayuda a los muertos y al sol, recordando su niñez, negándolo, aceptándolo y así su pequeña corte, devenida en familia ya a estas alturas, lo acompaña siendo testigos de su metamorfosis. Una impecable actuación de Calicchio, que encierra en si mismo un rey decrepito y senil, un enamorado, un feroz gobernante y un pícaro lastimoso. Él transmite al publico, casi pidiendo la razón en esto, la idea de que los reyes deberían ser inmortales, y pide y ruega y no entiende el porque luego de tantos años al poder el destino le juega esta mala pasada: es un simple mortal. JULIA PANIGAZZI – ASALALLENAONLINE.COM.AR